lunes, 22 de junio de 2015

Salvamanteles con corchos


Aquí estoy de nuevo con un DIY fácil, bonito y barato. Se trata de un salvamanteles con un estilo muy... ¿rústico? hecho completamente de corcho. ¿Te quedas a ver el proceso?

Ya podéis deducir que tenía en mente este DIY desde hace tiempo, porque he tenido que reunir todos los tapones de corcho de botellas, 32 exactamente, por lo que la espera se ha hecho un poco larga si tenemos en cuenta lo ansias que soy.

Los materiales que he utilizado son:
  • 32 corchos de botellas (yo he utilizado corchos iguales, pero podéis usar corchos diferentes siempre y cuando tengan dimensiones similares)
  • Lámina de corcho de 18x18cm
  • Cola de contacto
  • Cuerda azul (para decorar)

Lo primero que hice es pegar cinta washi tape en todo el borde de la lámina de corcho, cubriendo medio centímetro de cada lado. 
Esto lo hice para marcarme el margen que quedaría después de colocar los corchos (previamente ya había pensado como los colocaría).


En toda la parte visible de la lámina, puse cola de contacto. Esta cola indicaba que había que aplicarla y dejarla secar unos 10 minutos, después pegar la otra parte. Yo, así lo hice. Apliqué la cola y la deja secar un rato, después fui colocando los corchos uno a uno sobre la base y ejerciendo cierta presión para que se fijaran bien.


Yo decidí colocar los corchos en direcciones distintas, de dos en dos. Es decir; dos en vertical y a continuación, dos en horizontal. Siguiendo todo el rato esta serie. 
Una vez pegados todos los corchos, hay que dejar que se fije la cola por completo. Yo lo dejé bastante rato con peso encima.

Como los tapones de corcho son cilíndricos y los estamos colocando con su lateral como base, apliqué más cola entre todos los corchos para que el salvamanteles tuviera una mayor fijación. No quería que a la mínima saltaran corchos por los aires...

Después de este paso, retiré el washi tape y, en ese espacio, pegué la cuerda azul creando un lazo en un lateral. Podría decir que este fue el paso más complicado, ya que tenía que sujetar la cuerda desde diferentes puntos para que se fijara y acabé llena de cola yo también jajaja. Podéis ponerlo u omitirlo, como es decorativo, dependerá de vuestros gustos.

Mi resultado ha sido este:


Como veis, los tapones de corcho están colocados tal como los iba cogiendo, sin orden alguno, así queda más original ¿no creéis?


Espero que os haya gustado este DIY, es muy facilito y podéis crear un salvamanteles con muchas opciones; variando la forma de pegar los corchos, cambiando la forma de la base... 

5 comentarios :

Gracias por tu comentario, tu opinión también cuenta. :)